A continuación relatamos el proceso de diseño llevado a cabo para la obtención de un logo para una editorial apremiada por la salida de su primera publicación. El proyecto literario desde mucho tiempo en gestación contaba con un nombre “Efory Atocha” el cual condicionaba totalmente la realización del proyecto.

Investigación.

Efory es un termino africano vinculado con la práctica de la santería que también se usa, como es el caso, para referirse a la planta de la marihuana (cannabis sativa). Atocha hace referencia a la gran estación madrileña, punto de entrada y salida de la ciudad, donde confluyen todos los medios de transporte. El cliente nos comunicó su deseo de fusionar ambos elementos y hacerlospresente en su identidad final, por cuanto eran en si mismo dos conceptos estrechamente vinculados al surgimiento de su proyecto. Aun así, o quizás sabiendo que no sería fácil conjugar dichos conceptos, nos propusimos trabajarlos por separado, esperando que un buen resultado pudiera modificar las aspiraciones iniciales del cliente.

 

Búsqueda de alternativas

El edifico original de la estación de Atocha, construido a partir del año 1888 es hoy una superfície comercial e invernadero. Destacan de este, su gran cubierta de hierro acristalado, una característica fachada, y unos galápagos que habitan en su interior. En 1992 se construyó un edificio para acoger la nueva terminal, situada detrás de la antigua, destacan de esta nueva construcción: la torre del reloj y un gran edificio de planta circular La búsqueda de alternativas a partir del uso de la torre del reloj y del reloj en si, no nos condujo a una buena solución, primero porque no lo considerábamos un elemento verdaderamente significativo, segundo porque el resultado era poco reconocible y tercero porque la torre en si nos obligaba a demasiada verticalidad. Se realizaron algunos bosquejos a partir de la simplificación del edificio antiguo, pero se descartaron  rápidamente ya que el frecuente uso del logo a una escala muy reducida, haria difícil su reconocimiento. El uso de la estructura metálica acristalada en cambio nos condujo a una propuesta que nos gustaba porque poseía un relativo nivel de abtracción.

Un rápido análisis morfológico de la hoja nos condujo a dos variantes, una más simplificada que la otra. Algunas de las propuestas realizadas a partir de la hoja de la marihuna aunque extremadamente simples en cuanto a significados, nos parecían formalmente dignas de ser consideradas. Otras donde la planta se emplea en lugar del cabello, pareciendo la cabeza una maceta nos transmitía la idea de la importancia de este elemento en la búsqueda del conocimiento y la introspección. Finalmente nos dispusimos a fusionar ambos elementos al ser este el deseo de nuestro cliente. En una primera variante introducíamos parte de la hoja, en la fachada acristalada del edificio antiguo. En otra jugamos con estos elementos formando las líneas paralelas de la vía férrea.

Propuesta final

En nuestra última propuesta partimos de la rueda alada incorporada en la parte superior del reloj de la fachada de la antigua estación de Atocha (símbolo de un antiguo ministerio de tramporte o algo así ).  Sustituimos las alas por hojas de marihuana, las cuales a propósito, son capaces de transportarnos incluso,  mucho más allá de una simple dimensión terrenal. Esta propuesta fue conciderada por nuestro cliente como la más adecuada a sus propositos, puesto que combina como era su deseo: Atocha con la planta de la marihuana. En cuanto la vio dijo “esto es lo mío”.